Lo que se viene: elecciones 2011-2012

30 06 2011


Retomo este blog, más por diversión que por algún extraño sentimiento de deber con mis invisibles lectores. Desde hace unos meses empezaron las especulaciones, los dimes y diretes, los pronósticos. Todo relativo al premio mayor del sistema político mexicano: la oportunidad de vivir, cual ardilla, en Los Pinos. Casi todas las plumas apuntan, directa o indirectamente, hacia allá. Así que aprovecho que tengo algo de tiempo para jugar (sólo por el placer mismo de hacerlo) al adivinador. Al fin y al cabo uno siempre podrá rectificar en el futuro. O, en el remoto caso de que todos los vaticinios sean ciertos, decir, con sonrisa ufana: “se los dije”.

Los hados han tirado los dados, rima aparte. La suerte está echada. Las bolas de cristal refulgen, diáfanas. No hubo alianza, no hubo pelea. La maquinaria mexiquense del PRI, bien aceitada y con copete, gastó hasta lo que no, pero las encuestas confirman sus resultados: Eruviel Ávila, con o sin maquillaje, está primero en las preferencias electorales y supera el 50%. Encinas, aunque dice poder más, parece dirigirse a un inexorable segundo lugar, sin posibilidad de repechaje o de aplicar la de “voto por voto”, porque la elección no va a estar ni cerrada. A Bravo Mena, tras el vergonzoso tercer lugar le depara el destino peregrinar por ahí, en la burocracia, sin gloria, rumbo al olvido.
En Coahuila la diferencia será grande. Nayarit será un poco más interesante, pero también el PRI está arriba en las encuestas y la alianza de facto PRD-PAN no se concretó. En todo caso habrá que ver hasta qué punto la violencia influye en los comicios; ambas entidades han visto crecer la inseguridad en los últimos años.

Peña Nieto saldrá bien librado, superando así el último gran obstáculo antes de lanzarse por la candidatura presidencial. Modificará discurso, empezará a hacer campaña (en esos linderos grises de la ley electoral) y lo veremos hasta en la sopa, muy sonriente. Beltrones seguirá empeñado en que antes de decidir qué candidato mandan a la contienda, el PRI tiene que discutir para qué quiere regresar a Los Pinos. Discusión que me parece sana y necesaria, pero que al final no creo que pese más que una cara bonita y el arrastre de una maquinaria efectiva. Es decir, que con todo y todo, Peña llegará. A Beltrones le convendrá dar pelea para que cuando decline le ofrezcan alguna posición en el Gabinete o algún puesto importante. El PRI no se va a dividir. Aprendieron la lección en 2006. Las divisiones permanecerán veladas, bajo fotos en que se abrazan como si realmente se cayeran bien. Al final veo difícil ver un TUCOP (Todos Unidos Contra Peña). Más bien habrá, a la antigüita, “candidato de unidad”. Todos contentos, los bigotes relamidos, Los Pinos al alcance.

El PAN, tras la vergüenza mexiquense dirá algo así como “al fin que ni queríamos”. Minimizarán el impacto. Si llegaran a ganar Nayarit, lo gritarían como si hubieran ganado el mundial, pero la verdad, es que en 2011 la elección fundamental era el Edomex. Proseguirá la carrera de los suspirantes. Heriberto Félix y Javier Lozano ya dijeron que van tras Cordero. Cordero de Calderón, que francamente, va para el matadero. Funcionario gris, con lo que cuenta es con la estructura y apoyo calderonistas para ganar las primarias. Emilio González, yunquista, conservador y retrógrada, no tiene fuelle fuera de su estado. Seguirá en la pelea “para ver qué saca”; opino será poco. Josefina Vázquez, Alonso Lujambio y Santiago Creel harán su luchita. Probablemente le saquen un susto al Cordero, pero para como ha estado la cosa al interior del partido, lo más probable es que no alcancen. Igual sacarán la promesa de algún puesto importante, o la candidatura al GDF. Josefina Vázquez, me parece, es la que tiene más posibilidades de volverse el caballo negro. Tiene la ventaja de ser mujer, y en tal sentido, tiene algo que podría posicionarla vis-a-vis Peña Nieto. Pero para lo obstinados y necios que han resultado los calderonistas, no les va importar mandar a la presidencial a un mal candidato, con tal de que se haga su voluntad (y si no me creen nada más vean lo que pasó con Bravo Mena). En todo caso, llegue Josefina o Cordero, aún cuando el PAN es extremadamente hábil para armar campañas electorales, no le va alcanzar para llegar a los Pinos otro sexenio. Hay cuestiones estructurales: una crisis económica a mitad del presente sexenio, pocos resultados y un problema serio de (in)seguridad.

El PRD. O sus partes. Como es de esperar, será un jaloneo incesante. Que la corriente del Peje, que los Chuchos, que los de Ebrard, que si por encuesta poblacional o encuesta a perredistas. El distanciamiento Ebrard-AMLO se tornará en confrontación, así sea velada. Hay mucho en juego. Conociendo la obstinación de López Obrador, terminará por decir que todos son traidores y con su movimiento y sus partidos chiquitos (PT y Convergencia) armará algo. Seguro habrá quien vote por él. Pero algo que le faltó en el 2006 fue estructura partidista. Y si con el PRD no la tuvo del todo, menos la tendrá con los chiquilines. Además, no es lo mismo los 3 mosqueteros que 6 años después; ya no tiene el arrastre que tenía. Por su parte, Ebrard sabe que una izquierda dividida es una izquierda perdida. No hay manera de que gane estando separada. Y aún unida sus posibilidades son muy pocas, casi nulas. Ebrard hará todo lo posible por conseguir la candidatura. El dilema que tendrá es que no podrá tener ambas: si quiere la candidatura, la izquierda irá separada. Si quiere una izquierda unida, será AMLO el candidato. A pesar de sus esfuerzos en el GDF no tiene el carisma ni la popularidad de su antecesor. Ni modo, no siempre se puede. Más que ver si logran la presidencia, deberán plantearse la supervivencia en caso de una separación. Lo vital es no perder el GDF.

Los otros. ¿El PVEM es un partido autónomo? La verdad es que no. Satélite del PRI, no le he conocido un candidato propio en años. Sólo quiere sobrevivir para que el tucán siga chupando del presupuesto. Un asco de partido, que para mala noticia del país, seguirá existiendo.

Nueva Alianza. Elba Esther. Calculadora, fría, ¿a quién no le da un ligero escalofrío con solo verla? Será lo que quieran, pero hábil también es. Así es que lo más probable es que se una al mejor postor y con la estructura sindical que lo soporta, este partido seguirá ofertando por unos años más.

Algún nuevo. Como cada elección presidencial, surgirá algún nuevo partido, estoy casi seguro. Probablemente socialdemócrata. Pero uno nunca sabe. En todo caso sólo servirá para tener una opción más en la boleta, pero no en la realidad.

En pocas palabras, el PRI regresa. Ya después veremos los cómos, los paraqués. Hay muchos porqués. Pero en todo caso regresan no por los méritos hechos fuera del gobierno, no por haber efectuado una verdadera y profunda renovación, sino porque los otros no lo supieron hacer mejor. Enorme tristeza del cronopio.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: