De acciones colectivas

25 11 2009

Durante muchos años, pensadores como Latham, Commons, Parsons y Bentley argumentaron que bastaba un grupo con intereses comunes para generar acción colectiva. Sin embargo, dicha aseveración es lejana de la realidad. The Logic of Collective Action, de Mancur Olson, fue un libro esencial para derribar tal mito. La teoría de elección racional pudo mostrar que no siempre intereses comunes generan acción colectiva; que hay otros factores a considerar. Ello puede ser de utilidad para ver las posibilidades de éxito de acciones colectivas de la más distinta índole.

El que un interés sea el equivalente a un grupo se basa en el supuesto de que si un grupo tiene una razón para organizarse y conseguirlo, los individuos racionales que lo conforman también tienen un incentivo para apoyar dicho grupo. Ello es falaz, al menos para grupos grandes, latentes, porque si un individuo no tiene presión de sus compañeros (es decir, puede perderse en el anonimato y ser un “gorrón”) no tiene grandes incentivos para asumir los costos que le corresponden de la acción colectiva. Precisamente son los costos de organización algo a tomarse en cuenta; entre más grande sea el grupo más difícil la organización y el acuerdo.

Una frase esencial del libro, que redondea el argumento, es: “A menos que el número de individuos en un grupo sea pequeño, o a menos que haya coerción o algún otro mecanismo para hacer que los individuos actúen en un interés común, los individuos racionales y egoístas no actuarán para conseguir sus intereses comunes o de grupo.” (p. 2) Cuando un grupo grande está previamente organizado, da ciertos beneficios a sus miembros o tiene manera de sancionarlos, tiene más probabilidades de conseguir el bien colectivo.

Hay otros dos factores que pueden facilitar la acción colectiva. El primero es si hay integrantes del grupo dispuestos a asumir la mayor parte de los costos (individuos más interesados en que se consiga el bien colectivo que por lo tanto se esforzarán más por conseguirlo e. g. Esparza). El segundo es el tipo de bien colectivo. Los hay incluyentes y excluyentes. El incluyente es aquel del que, una vez conseguido, no se puede excluir a nadie más. Por ejemplo, un derecho. El excluyente es aquel que beneficia a cierto grupo, pero al que no tienen acceso todos. Por ejemplo, suponiendo la reinstauración de LyFC, es un bien colectivo para el SME, pero no le beneficia directamente a otros porque no van a poder trabajar ahí. Los excluyentes suelen facilitar la organización porque refuerzan el compromiso de aquellos dispuestos a alcanzarlos.

Acción colectiva

Luego, no basta un interés común para generar acción colectiva o conseguir un bien colectivo. Depende de los costos de organización, del tipo de bien colectivo, del tamaño del grupo, de si hay integrantes dispuestos a asumir una mayor parte de los costos, de si hay una organización previa, mecanismos de coerción o de incentivos para generar la acción colectiva. Tomando estos factores, se puede ver más sistemáticamente si un grupo agraviado se organizará para ejercer presión política y qué tan efectiva será.

Como ejemplo: ¿Por qué, si eran tantos los ciudadanos afectados, no lograron (logramos) detener el alza al IVA? Olson diría que el evitar un alza al IVA es un bien colectivo inclusivo, lo cual incentiva “gorrones”. Además, ningún consumidor posee mecanismos para coaccionar o incentivar a los otros a que asuman su parte de los costos. Poner de acuerdo a millones de consumidores a lo largo del país para ver las acciones a tomar, organizarlos en poco tiempo, plantea un costo alto. Y nadie está dispuesto a asumirlo, a sabiendas de que ninguno de los otros tiene incentivos para apoyarlo. Por lo tanto, no hay acción y no se consigue el bien colectivo. El IVA aumenta. Una lástima.

De otros lados. Fracasó el intento de controversia constitucional que pretendía interponer la Cámara de Diputados a la SCJN contra la extinción de LyFC. Sólo firmaron 55 diputados, de 250 que se requerían. Noroña está triste.

Anuncios

Acciones

Información

One response

21 10 2014
Linchamientos virtuales en la Red

[…] estas condiciones, existirán ciertos incentivos para la actuación. Por un lado, algunos individuos podrán proporcionar algo de ese bien en función de sus propios […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: